El testamento de Frank Zappa – primera parte – La conexión checa

A principios de 1990 el icono del rock subterráneo Frank Zappa, visitó lo que en aquellos años era aún Checoslovaquia, hoy la República Checa, invitado por el presidente Václav Havel –por largo tiempo seguidor del polémico músico– para que lo asistiera como asesor en temas de comercio, cultura y turismo. Entusiasmado, Zappa inició una serie de reuniones con ejecutivos corporativos interesados en invertir en el pequeño país, recién independizado de la influencia soviética.

Sin embargo, en pocas semanas el gobierno de Washington, una de las instituciones más criticadas por el ácido humor del prodigioso guitarrista, presionó de tal manera a Hável para que se retractara del nombramiento, que hubo de ceder y conformarse con designarlo agregado cultural.

Esa carrera en el ministerio de cultura sin embargo, se vio pronto frustrada cuando se le diagnosticó cáncer terminal de próstata. Desde entonces dedicó los meses que le quedaban de vida a ordenar su enorme catálogo (formado por más de 70 discos oficiales) y preparar proyectos que se editarían de manera póstuma, y escribir vanguardistas composiciones para orquesta y synclavier.

En 1992 se le acercaron representantes del ensamble de cámara Ensemble Modern, de Alemania, interesados en interpretar su música. Aunque ya estaba bastante enfermo, Zappa experimentó un último chispazo de entusiasmo y los invitó inmediatamente a su estudio en Los Ángeles, para ensayar nuevas composiciones y arreglos de los clásicos zappianos. Quedó encantado con el trabajo del ensamble y pronto planearon una serie de conciertos en Alemania y Austria para el verano de ese año. En septiembre los conciertos se desarrollaron conforme a lo planeado, pero Zappa sólo pudo participar en dos; en el primero condujo la apertura improvisada, y “G-Spot Tornado” para cerrar con dos temas, la pieza de corte teatral “Food Gathering in Post-Industrial America, 1992”, y “Welcome to the United States”, para ser ovacionado durante veinte minutos.

Esa fuese prácticamente su última presentación musical en público. Las grabaciones de estos conciertos fueron incluidas en el disco The yellow shark (1993), el ultimo que salió a la venta, aún con vida, y algunos de los materiales de los ensayos se editaron de manera póstuma como parte de Everything is healing nice (1999). En diciembre de 1993, falleció en su residencia de California.

Al aproximarse el XV aniversario luctuoso de la Madre de las Madres de la Invención, publicaremos en este espacio información y música de este mito genial del rock mágico.

Para empezar, disfruta de su disco Hot rats (1969) “Willie the Pimp” (mp3), y una versión de “The walrus” (mp3).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: