La evolución del netlabel en México / secuencia sonora

La música es el producto cultural intangible por excelencia que ha encontrado un ecosistema propiciatorio, en extremo fértil, que facilita la publicación y el intercambio de archivos musicales en formato digital, un gigante de ceros y unos llamado MP3 que vive en un medio global y gratuito llamado internet.

El crecimiento estadístico del uso de internet y con particular rapidez en los países de habla hispana, por la importancia demográfica del idioma, perfila tendencias para la segunda mitad de esta década, esperándose un desarrollo importante del acceso a recursos de banda ancha, y la oferta en línea de una serie de productos y contenidos de audio, video y multimedia, y la proliferación de los dispositivos para obtener y consumir estos productos culturales disponibles en línea, algo impensable para la mayoría hace diez años.

Los llamados netlabels son parte de estas microindustrias emergentes de la música electrónica contemporánea, que se acoge plenamente al modelo creative commons para distribuir contenidos , y han dado salida a productos de alta calidad a comunidades musicales de todo el mundo, con descargas gratuitas de creaciones de artistas y colectivos independientes, que son comercialmente “poco viables” para la industria, por décadas marginados, sin acceso a los medios y a los mercados masivos y hoy pueden competir en efectividad con cualquier consorcio disquero.

1) Antiguo Autómata Mexicano – “Mitte” /

2) Fax – “Elevador” /

3) Silverstone – “Why” /

4) Emmerichk – “Nebadon” / Filtro

5) Pepito – “Get out” / Static

6) Zofa – “Avi Sccot” / Konfort

Hoy el software y hardware de producción de audio y video permite que cualquier persona con los conocimientos produzca música, la publique, distribuya gratuitamente e incluso comercialice sus productos, y la red le da acceso directo a los nichos de mercados ávidos de música independiente, y en muchos casos, incluso llegar a segmentos masivos con producciones limitadas y bajo demanda de productos tangibles.

Nicho ideal La música electrónica se produjo desde sus orígenes para públicos pequeños, selectos, y las producciones limitadas, la subcultura del vinil y del “white label”, si bien siguen siendo símbolos distintivos de innumerables sellos de todos los géneros y subgéneros pensables, y herramienta de múltiples productores, desde hace años las herramientas y los mitos han cedido lugar a la innovación, sin dejar de ocupar un lugar importante en la industria mundial.

En sus géneros bailables, la música electrónica ha dado monstruos sagrados que pegaron con tubo en la industria, y sus shows son cotizados en decenas de miles de dólares, pero de alguna manera las grandes producciones, las innovaciones y las tendencias con sabor a futuro, siguen saliendo en gran parte del underground, y los ne

7) Antena – “The birds have gone

8) Carrie – “Sounds like display” / Poni Republic

9) Cezna – “Take” / Konfort

10) Julieta Venegas – “Sería feliz (Bostich remix)” / Mil Records

11) Kobol – “Hilton” / Static

12) Nortec Collective – “Tijuana makes me happy (Thomas Brinkman remix)” / Mil Records

13) Pepito – “The new world” / Static

Las propuestas musicales independientes que suelen presentarse en los netlabels a nivel internacional, viven una dinámica de publicación muy distinta, precisamente en “tiempos web”, donde procesos de meses se sintetizan en días, y en algunos sellos virtuales es posible ver hasta una decena de lanzamientos a la semana, en productos que no cuentan con une estándar de calidad en producción, pasterización, concepto y creatividad, es decir, que abundan las producciones basura.

En México

Desde que el modelo netlabel se perfiló como una opción de distribución abierta de música, en México se perfilaron iniciativas que con el tiempo han probado su resistencia y mantenido un nivel de calidad, convocatoria y propuesta que hoy por hoy reviste niveles de competencia internacional, y artistas de reconocimiento en los medios impresos especializados, señaladamente xLR8TR, que ha seguido de cerca la escena de los netlabels y las nuevas propuestas musicales de la escena en México.

Este no tan nuevo paradigma en la producción y distribución de música independiente trae consigo nuevas formas de trabajo, donde la colaboración e intercambio de archivos se vuelve parte fundamental del proceso, y el remix se convierte en una herramienta de diálogo. Así un par de buenos cortes musicales son compartidos y se da libertad a una cascada de interpretaciones en varios estilos, géneros, personalidades e incluso estados emocionales.

En este proceso han intervenido pioneros hoy bien establecidos como el prestigiado internacionalmente sello Static Discos de Tijuana, que si bien no es propiamente un sello virtual, sus artistas han alimentado el sonido actual de la electrónica independiente en el país, y con sensible influencia en el extranjero, y en este mismo patrón puede considerarse al sello Abolipop de Guadalajara. La fundación de netlabels reconocidos por la calidad de sus producciones, como, Konfort (D.F.), Soundsister Records (D.F.), Poni Republic (Tijuana), Cyan Recordings (Mexicali) y Filtro (D.F.), puso en la escena internacional un núcleo duro de artistas que ha salido bastante al extranjero y presentado una amplia línea de estilos y géneros y que entre otras características compartidas, es que nacieron internacionales, es decir, que en sus producciones han integrado proyectos de países de varios continentes, incluido el nuestro, donde artistas como Nuuro de Venezuela (Poni Republic) y el colectivo Sensible Beatz de Argentina (Filtro), han encontrado espacios de proyección y colaboración.

A esta escena el periodista especializado Martin de Leon II, de la revista mencionada, califica este conglomerado de propuestas como “la nueva loca escena laptop” de México, y recomienda estar atentos a proyectos como Yamamoto, Nuuro y Gloom, del sello Poni Republic.

Un fenómeno llamado Filtro La trayectoria del colectivo y netlabel Filtro merece particular mención, ya que impactó un nicho de mercado en ciernes y el aprovechamiento de las plataformas digitales y de distribución gratuita por internet, llevaron a este sello independiente a la publicación de 17 discos virtuales de gran calidad, en dos años de historia. Su incursión en el mundo de los netlabels aprovecha una importante coyuntura para capitalizar el éxito obtenido en línea, donde se alcanzan promedios de más de 25,000 descargas de los tracks publicados, con un total mayor a 160 GB transferidos de MP3s, registro de descargas que ha consolidado la presencia virtual del sello. De octubre de 2005 a octubre de 2006, se contabilizaron las descargas de 96,103 mp3s, es decir, un rango entre 5 mil y 10 mil al mes, y no incluyen los archivos comprimidos formato .zip, que representan cerca de una cuarta parte en proporción a la descarga de MP3s); la descarga total en este periodo ascendió a 653.35 GB, un promedio de 50 GB al mes, incluyendo los archivos en .zip, que contienen discos completos con portada.

Este sello virtual, hoy congelado, mostró el modelo ideal que se enfrenta con el desdén y la falta de una superestructura cultural que se ocupe de la cultura alternativa independiente, que termina por presentar la sintomatología fatal de la anemia financiera. Sin embargo, el camino trazado y la metodología de producción rindieron frutos que deben valorarse en sus justas dimensiones. En el proceso creativo colectivo en Filtro, se reinventa y explora los procesos del sampling, clicks and cuts, tratamientos de disección y distorsión del sonido como la nano escultura, la reverberación y el glitch; arquitectura sonora y el paisaje sonoro, elementos de discursos musicales diversos; expresiones y estilos variados, tales como el micro y minimal electronics aplicados al techno, house, dub, pero también a géneros de la cultura popular del siglo pasado: pop, funk, new wave, dub, dancehall y referentes locales de la cultura popular latina como el reggaeton y la soca, además del fecundo intercambio con la cultura indie, en fusiones, híbridos, reconstrucciones para escuchar, explorar y compartir con otras disciplinas, además de un amplio despliegue musical para la pista de baile. Ojalá este brillante proyecto resucite de sus cenizas o despierte de su actual latargo.

Links: Poni Republic /

Soundsister /

Abolipop /

Cyan Records /

Filtro /

Discos Konfort /

Static /

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: