Cryptonomicon: las revelaciones de una cibermente

En la era de la información muchas inteligencias se han sumergido en el estudio de las ciencias informáticas por sus propios y (a veces muy) extraños caminos, y como un genial efecto colateral, van por el camino regando innovaciones en la expresión libre de su pensamiento creador, en la forma de códigos, programas, multiplataformas y documentos fundacionales, de culto muchas veces. Cuando se conjuga la profunda inmersión en el universo del código con una sensibilidad literaria cuasidramática, el mundo se entera de la brillante aportación, y se construye cultura, se abren caminos del conocimiento hacia la sociedad.

Neal Stephenson es una de esas personalidades impacientes que han ofrecido obras de narrativa de ciencia-ficción que ya son clásicos en la cultura cyberpunk, como Zodiac (1988), Snow Crash (1992) y The Diamond Age (1995) que encuentran un punto culminante en Cryptonomicon, (1999) novela de ciencia ficción, en la que recurre formalmente a varios géneros: la reconstrucción histórica, el thriller y techno fantasía, con una inmersión deliciosa en los misterios de la ciencia del código y la encriptación de datos, con antecedentes en la segunda guerra mundial. Sus más recientes novelas, Azogue (2003), Confusion (2004) y The system of the World (2004), revisita este placer suyo de la especulación científica de reconstrucción histórica en la era de la cibernética.

Es curioso que en el amanecer de la novela cyberpunk se hayan traslapado las influencias entre varios autores, notoriamente entre William Gibson y Stephenson, ya que el segundo dice haberse inspirado en el best-seller Neuromancer, pero el mismo Gibson dice haber motivado su escritura al leer Snow Crash de Stephenson, y por supuesto la obra de Bruce Sterling.

Con una documentación impresionante sobre los principios de la historia de la computadora, durante la segunda guerra mundial, donde incluso uno de los personajes es Norbert Wiener, el padre de la cibernética, y muestra la inquietud de Stephenson en incursionar en los orígenes del impacto de la era digital, que se remonta a los tiempos en que se buscaban medios para descifrar los criptogramas nazis. La novela incluye toda una teoría de la criptografía, pero no es parte indispensable en la lectura, por lo que los lectores no avezados en el tema pueden saltar la parte sin problema.

Stephenson viene de una familia de ingenieros y físicos y desde los 15 años programó computadoras, al principio en BASIC, sin dejarlo de hacer en adelante, y su intensa trayectoria le ha dejado profundas convicciones, como la paradoja de la significación de la computadora: es una herramienta que al mismo tiempo esconde y libera el acceso a la información. Este camino le ha permitido cuestionar agudamente la evolución de estas tecnologías: “Desde que salió la Mac al mercado, nuestros sistemas operativos han estado basados en metáforas”, pero pronto abandonó esta línea para encauzarse sobre las líneas de comando en código y abandonó casi definitivamente el concepto de Interfaz Gráfica de Usuario.

De estas nociones a la defensa enérgica del concepto de “códigos abiertos” (open source) y el desarrollo del software libre, sólo había un paso, y así se comprometió con los ideales libertarios de todo cypherpunk auténtico.

Desde Snow Crash Neal Stephenson se erigió en el laureado poeta de los geeks (sabiondos informáticos), al dejar constancia de algunas innovaciones que esta comunidad lloraría de felicidad si existieran, como el Metaverse, una realidad en línea para que los hackers acudan a realizar sus fantasías, o Librarian, un ente digital que puede conseguir cualquier información en la red.

En próximas entregas haremos una selección de fragmentos para ser traducidos de esta fascinante novela Cryptonomicon, en las trincheras de la línea de comando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: