Aleatoriedad en la música experimental de John Cage

La tradición de los compositores experimentales de Estados Unidos se entrevera con la innovación como una herramienta revolucionaria, que resulta inútil sin un trasfondo histórico que le dé sentido y ante la cual contraste. Y ese “otro” era y sigue siendo la pesada tradición musical con sus cánones y dogmas.Es el contexto de la indeterminación, el caos, lo aleatorio, los elementos que se refieren en conjunto a la mente de John Cage, y la interacción del autor con los materiales sónicos con que trabaja, lo llevó a ser el más influyente de todos en el extraño siglo 20. Considerado padre del indeterminismo con influencias de la estética budista zen, que incorpora de manera integral no racional, todas las nociones de la elección en el proceso creativo y sus posibilidades inacabadas.

Una de las mayores virtudes de Cage tuvo principio en el rechazo radical a todos los principios de la composición del pasado –la consecuencia lógica, la sensibilidad vertical y la tonalidad entre ellos– creó a una alternativa poderosa al método serial, deconstruyendo las tradiciones musicales establecidas cientos –e incluso miles– de años antes; el resultado final fue una aproximación artística radicalmente distinta que impactó toda la música compuesta desde entonces, alterando para siempre no sólo las maneras en que los sonidos son creados sino también de qué manera son asimilados por las audiencias.

De hecho se ha sugerido frecuentemente que este artista hizo por la música lo que Karl Marx hizo a la sociedad. Cage nació en Los Angeles el 5 de septiembre de 1912, hijo de un inventor quien acuñó una explicación del cosmos denominada la “teoría del campo electrostático”. Más tarde acudió a la universidad de Pomona, saliendo poco antes de graduarse con el fin de viajar por Europa a principios de la década de los 30; y al regresar a Estados Unidos estudió en New York con Henry Cowell, regresando a la costa oeste en 1934 para estudiar bajo la dirección de Arnold Schoenberg.

Por ese entonces Cage publicó su más temprana composición, unas series de trabajos inspirados en Varèse, escritos bajo un sistema rigurosamente atonal, de su propia hechura. Se trasladó a Seattle en 1937 para llegar a ser un pianista acompañante de danza, y un año después fundó un ensamble de percusiones, creando la histórica pieza polirrítmica First Construction (In Metal) en 1939.

Al finalizar esa década Cage comenzó a experimentar con música concreta, componiendo Imaginary Landscape No. 1, pieza que empleó fonógrafos a distintas velocidades y tonos de frecuencias a lo largo de un piano silenciado y un enorme címbalo chino. También inventó el “piano preparado”, en el cual colocó una serie de objetos domésticos entre las cuerdas de un grand piano para crear sonidos, sugiriendo un hombre orquesta. Fue por entonces que Cage buscó la influencia de las filosofías orientales, la influencia del budismo-zen para informar de las técnicas de composición aleatorias de su trabajo posterior; obsesionado con la remoción de los pensamientos convencionales y la elección como modelo creativo, llegó a perfilar su música en línea con los principios del I Ching, el libro chino de las mutaciones, sólo por su poderosa impredictibilidad.

El trabajo de Cage en los 40 tomó una variedad de formas: donde la obra Imaginary Landscape No. 2 de 1941 fue un patrón para percusión el cual incluía un resorte metálico gigante amplificado con un fonógrafo, y en 1942 la pieza Williams Mix fue un montaje de alrededor de 500 sonidos pregrabados; en 1944 The Perilous Night fue una pieza emocional escrita para piano preparado. Fue compuesta para la compañía de danza Merce Cunningham, para la cual Cage sirvió como director musical desde 1943; su colaboración con Cunnigham revolucionó la composición para danza moderna y coreografía, con el concepto de la indeterminación extendiéndose también en estas colaboraciones. Para finales de la década las innovaciones de Cage eran ampliamente reconocidas, y en 1949 fue galardonado con la presea Guggenheim Fellowship y un premio de la National Academy of Arts and Letters.

El trabajo más visionario de Cage estaba aún por venir: en 1951 completó Imaginary Landscape No. 4, en el cual limitó sus fuentes sonoras a sólo una docena de radios, con el resultado final dependiendo enteramente en material de transmisión en el momento de la ejecución. Ese mismo año colaboró con un grupo de actores de performance e ingenieros para montar el proyecto Music on Magnetic Tape en 1952; el pianista y por muchos años socio de Cage, David Tudor debutó la pieza 4’33”, conocida popularmente como Silence, el trabajo más notable del músico, el cual pide al ejecutante sentarse ante su instrumento pero sin tocarlo, y los sonidos ambientales producidos por la audiencia misma, típicamente incómoda. Concurrentemente incursionó en la representación teatral (una puesta en escena de 1952 en Black Mountain College que ha sido considerado como el primer happening) y electrónica (Imaginary Landscape No. 5, compuesta para grabaciones mezcladas de manera aleatoria).

Al llegar 1958, su Concert for Piano and Orchestra es virtualmente un catálogo de notaciones indeterminadas, con las que Cage continuó sumergiéndose en la electrónica con el paso de los años, recursos utilizados en trabajos muy famosos como Cartridge Music en 1960, para el cual amplificó pequeños ruidos domésticos para una presentación en vivo, así como HPSCHD de 1969, en el cual combina harpsichord y grabaciones. También experimentó con la escritura y publicación de su primer libro Silence, en 1961, enseñando y ofreciendo lecturas en las ciudades más importantes del mundo.

Fue elegido para el Institute of the American Academy y el Institute of Arts and Letters en 1968, y recibió un doctorado honoris causa en Artes performativas por parte del California Institutes of the Arts en 1986.

Cage murió en New York el 12 de agosto de 1992 dejando un legado que está muy lejos de agotarse en el futuro de la música electrónica y experimental.

Discografía:

  • 1985 Etudes Boreales (1978) / Ryoanji (1983) Mode
  • 1989 Four Walls Tomato
  • 1991 Empty Words (Part III, Live Teatro Lyrico Di… Cramps
  • 1991 “John Cage” : Music for Marcel Duchamp… Cramps
  • 1991 Singing Through/ Vocal Compositions by John… New Albion
  • 1991 Music for Merce Cunningham: Five Stone Wind… Mode
  • 1991 Cheap Imitation Cramps
  • 1991 Aslsp Organ, Vol. 2 Col Legnio
  • 1991 Music for Marcel Duchamp (1947) / Music for… Cramps
  • 1992 Diary: How to Improve the World (You Will… Wergo
  • 1992 Some of “The Harmony of Maine” (Supply… Bis
  • 1993 Fontana Mix and Solo for Voice 2 Hat Hut
  • 1993 Indeterminancy, New Aspect of Form in… Smithsonian/Fo
  • 1993 Concert for Piano and Orchestra / Atlas… [live] Wergo
  • 1994 Europera, Vol. 5 Mode
  • 1994 45′ for a Speaker, 34’46.776 for a Pianist,… Hat Hut (Now S
  • 1994 Orchestral Works, Vol. 1: 101 for Large… Mode
  • 1995 Sonatas and Interludes for Prepared Piano CRI
  • 1995 Europera, Vol. 3 Mode
  • 1995 Europera, Vol. 4 Mode
  • 1995 The Number Pieces I: Four3 for 12… Mode
  • 1996 Music of Changes, Books I-Iv Lovely Music
  • 1998 Litany for the Whale Harmonia Mundi
  • 1999 Music of Changes Lovely Music
  • 1999 Variations, Vol. 2/Eight Whiskus/Ryoanji Wergo
  • 1999 Sonatas & Interludes
  • The Lost Works: The City Wears a Slouch Hat… Mode
  • Etudes Australes Wergo
  • Three Constructions

Anuncios

Una respuesta to “Aleatoriedad en la música experimental de John Cage”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: