Archivos para octubre, 2008

Introducción general a la histotria de la música electrónica – Primera Parte / Las fuentes de la música electrónica.

Posted in MÚSICA with tags , on octubre 13, 2008 by zewx

1. La energía: el principio del sonido

La música electrónica no es un fenómeno de moda que tienda a desaparecer como muchos otros en la historia de la música. Sus orígenes se remontan hasta la invención de varios aparatos y dispositivos que a través de la energía eléctrica producían sonidos extraños. Los primeros instrumentos electrónicos fueron fabricados a mediados y fines del siglo XIX, como el theremin y el telarmonio, entre muchos otros, hasta los más modernos como el moog, el sintetizador, creado a fines de los años 70, y el sampler a mediados de los 80.

Bien vale comenzar este episodio preguntándonos cómo la energía de los electrones puede transformarse de ruido y poder en sonido y música. Este proceso tiene que ver con la forma en que los descubridores de las características de la energía, generalmente profesionales de las ciencias exactas y naturales o ingenieros, especialistas en sistemas de transmisión de la energía y el sonido. Y estas formas tienen que ver con los medios, los instrumentos y dispositivos utilizados en esta interpretación y transformación de una corriente eléctrica en una entidad sonora con clara intencionalidad estética.

La esencia del sonido

Para comprender enteramente cómo funcionan los sintetizadores debe conocerse primero la física de los sonidos que nos rodean. Un sonido no es nada más que una vibración o una onda viajando por un medio –por ejemplo, el aire. Estas ondas de sonido son iniciadas por una fuente generadora –como un motor de carro, una puerta azotándose o un dedo tocando la cuerda de una guitarra. La vibración viaja a través del aire hasta llegar a los oídos, lo que hará que los tímpanos empiecen a vibrar. Este movimiento es percibido por nuestros cerebros e interpretado como un “sonido”. El oído humano puede escuchar los sonidos producidos en frecuencias localizadas en el espectro que va de los 20 Hz a los 20 KHz.

Existe una gran cantidad de sonidos distintos. Cualquier persona no sorda puede escuchar la diferencia entre el ladrido de un perro y una voz cantando pero, ¿cómo podemos hacer esto? Mencionamos que los sonidos son en realidad ondas. Las tres propiedades más importantes de una onda de sonido son: el timbre, el tono y el volumen.

El timbre es posiblemente el factor más importante para el carácter de un sonido, es como su huella dactilar. Digamos que se toca un acordeón; la mayoría reconoce de inmediato el sonido. Si se toca la misma nota con una flauta, probablemente habrá dificultad en escuchar la diferencia. Aún si los dos tocan la misma nota, al mismo volumen, es fácil distinguir un sonido del otro. Esto es porque tienen diferentes timbres.

Como el sonido es sólo una vibración en el aire, si se hace un diagrama representando la vibración (o un osciloscopio para visualizar el sonido), se verán los distintos timbres que tienen ondas de frecuencia distintas. Este término es comúnmente usado en textos relacionados con los sintetizadores. Puede decirse que diferentes ondas de frecuencia simplemente “suenan” distinto: mientras más “afiladas” sean las formas de la onda, más áspero es el sonido.

El tono define el valor repetitivo de un patrón se le llama “frecuencia” de la onda. La frecuencia determina el tono del sonido –un sonido con una mayor frecuencia será percibido como un tono alto. La voz de una mujer tiene una frecuencia mayor a la de un hombre. En física las frecuencias se miden en unidades hertz (Hz), que significa lo mismo que “repeticiones por segundo”. Una persona con audición normal puede percibir sonidos con frecuencias de aproximadamente 20 repeticiones por segundo (20 Hz) hasta 18 000 repeticiones por segundo (18 KHz).

Si la frecuencia es menor de 20 Hz no se percibe el sonido como tal, sino como un zumbido en el aire. Mientras que las frecuencias que rebasan los 18 KHz son conocidos como ultrasonidos. Los ultrasonidos no pueden ser escuchados por el oído humano, pero muchos animales pueden percibir sonidos a una larga distancia dentro del rango ultrasónico. Los silbatos para perros producen sonidos ultrasónicos, lo cuales son captados muy fácilmente por estos animales, mientras que los murciélagos utilizan ultrasonidos para localizar a su presa mientras vuelan.

El volumen depende de la “amplitud” de la onda de frecuencia. La amplitud es la “altura” de la onda, o la diferencia de altura entre la parte más baja y la más alta de la onda (las crestas). Mientras más alta es la amplitud más fuerte es el sonido. El sonido de la máquina de un jet tiene mayor amplitud que una voz susurrando. La amplitud de un sonido es también la medida de su estado de energía –mientras más fuerte es el sonido mayor la energía que carga. No está de más saber que las ondas de frecuencia con alta energía pueden dañar nuestros oídos –sonidos extremadamente fuertes pueden ser usados hasta para destrozar rocas.

Para que sea posible percibir el tono y el timbre de un sonido, la onda de frecuencia debe ser periódica; de otra forma es imposible calcular qué tan rápido se repite la onda. También están las ondas de frecuencia no-periódicas. Éstas son recibidas por el oído humano como ruido –tal como el sonido distante de una cascada.

¿Eléctrico o electrónico?

Los términos eléctrico y electrónico no son claramente diferenciados; ya que los aparatos eléctricos y electrónicos funcionan gracias a la electricidad. Por lo tanto, ambos términos son usados genéricamente. En rigor, los aparatos electrónicos son un subgrupo de todos los aparatos eléctricos, siendo éstos los que utilizan válvulas (tubos al vacío) o semiconductores.

En el ámbito de los instrumentos musicales también se aplica esta diferenciación; el término eléctrico es usado para dos tipos de instrumentos, los electroacústicos, los cuales producen sonidos acústicamente e incorporan micrófonos por medio de los cuales su sonido es amplificado.

El término electrónico es usado para instrumentos en los cuales el sonido es producido por medio de osciladores o circuitos digitales. La confusión terminológica tuvo su origen en el periodo entre las dos guerras mundiales, cuando la tecnología que hizo posible la construcción de los nuevos instrumentos comenzó a desarrollarse.

Alrededor de 1930 “órgano eléctrico” significaba un órgano de tubos cuyos fuelles eran accionados por medio de la electricidad. Las revistas especializadas de la época los describían regularmente como “aparatos musicales mecánicos” refiriéndose a los instrumentos recientemente creados para producir, almacenar y difundir sonidos y música, tales como el radio, el gramófono, las películas sonoras y los instrumentos electrónicos. Así nacieron los términos que se utilizaron para describir los instrumentos, electrónico, eléctrico, electroacústico, sintético, etc., y los instrumentos se denominaron teniendo en cuenta el nombre de su creador, fabricante, o inventor (Moog, Polymoog, Mini Moog); el uso de sufijos como phon, ton, poly, así como la inclusión de términos científicos como radio, syn, electro, wave, tron, ium.

Las ruedas tonales

La rueda tonal es la base de todos los sistemas electromecánicos de generación de sonido utilizados en órganos eléctricos y otros instrumentos de teclado desde 1890 hasta 1960. Estos sistemas estaban equipados con motores eléctricos, sincrónicos, un motor de inducción cuya velocidad es controlada por la frecuencia de la corriente (50Hz en Europa, 60Hz en el resto del mundo) y permanecía estable. El motor movía uno o más ejes en los cuales estaban montados una serie de discos o cilindros, usualmente fabricados de metal, vidrio o plástico. Cada disco o cilindro llevaba un patrón representando una forma de onda, repetida regularmente un número entero de veces; en algunos cilindros y discos este patrón estaba en el borde, en otros el patrón estaba grabado como un anillo de formas repetidas o una línea ondulante. Diferentes formas de ondas pueden ser representadas en un cilindro para producir diversos timbres.

Historias de hackers 3. Extremos de la comunidad y destino alcanzado

Posted in CIENCIA Y TECNOLOGÍA with tags , , , on octubre 8, 2008 by zewx

Desde su nacimiento las tecnologías de información sellaron su destino incierto con dos realidades en cada extremo: el monpolio de los medios de telecomunicación y software por un lado y, por otro, la libre distribución del conocimiento digital, incubándose para siempre una inquietante paradoja: los mismos saberes sirven para fines distintos y hasta opuestos, con incalculables matices en medio.

Dos casos ilustraron desde hace años las variantes de actitud y filosofía de un segmento de ese universo electrónico que promete revolucionar la vida y la sociedad. Uno se refiere al arresto de Chad Davis, de 19 años, presunto líder del clan Global Hell, grupo de hackers que semanas antes irrumpieron en una página web de la armada estadounidense y alteraron su contenido.

Davis fue aprehendido por una felonía y un cargo menor por “el uso malicioso de la red”. El tipo de mensaje que Global Hell publicó ilícitamente en esa página deja clara su postura: “esta página fue hackeada con el propósito de eliminar los rumores de que Global Hell había desaparecido. ¡Global Hell vive!” Y esa actitud no es defendida por todos los hackers.

De hecho el grueso de este círculo condena los hechos y se refiere a los integrantes del grupo como punks o, en la jerga cibernética crackers. Una gran parte de la comuna hacker repudia la irrupción en sistemas del gobierno.

El otro caso que parece contrastar con éste, es considerado como el más grave incidente de seguridad en la historia de Internet, cuando un grupo de hackers, compuesto por un sueco (DarkWing) y 7 estadounidenses, se penetró los servidores de Microsoft para exponer públicamente los datos de las cuentas de al menos 50 millones de usuarios de Hotmail, el servicio gratuito más grande de correo electrónico.

En este hecho los autores tenían también un propósito muy claro: poner en evidencia la incapacidad del imperio de Bill Gates para resguardar la seguridad y privacidad de los datos, sobre todo ante la realidad de que domina el mercado de software de decenas de millones de computadoras en el mundo.

En el entorno pirata se privilegia la comunicación en tiempo real vía IRC, donde se registran los esfuerzos por marcar las diferencias en intenciones, fundamentos y actitud, así como deslindar compromisos en la revolución digital.

En un planeta que cada vez se digitaliza más, las contradicciones en el uso y posesión de los medios tecnológicos, el saber y los conocimientos tanto en los corporativos hegemónicos como en el subterráneo hacker y la evolución del ciberespacio mismo, serán determinantes para el futuro de la sociedad y los usos de la red y piezas de software. Tanto los usuarios novatos que se conectan en miles a diario en los países menos desarrollados, ya tienen parte en la distribución de la riqueza del conocimiento, con las comunidades virtuales y redes sociales que se están formando de manera espontánea por lo menos hace 15 años, habrán de tomar partido en estos tópicos que mucho ha que dejaron de pertenecer a la ciencia ficción.