Historias de hackers 3. Extremos de la comunidad y destino alcanzado

Desde su nacimiento las tecnologías de información sellaron su destino incierto con dos realidades en cada extremo: el monpolio de los medios de telecomunicación y software por un lado y, por otro, la libre distribución del conocimiento digital, incubándose para siempre una inquietante paradoja: los mismos saberes sirven para fines distintos y hasta opuestos, con incalculables matices en medio.

Dos casos ilustraron desde hace años las variantes de actitud y filosofía de un segmento de ese universo electrónico que promete revolucionar la vida y la sociedad. Uno se refiere al arresto de Chad Davis, de 19 años, presunto líder del clan Global Hell, grupo de hackers que semanas antes irrumpieron en una página web de la armada estadounidense y alteraron su contenido.

Davis fue aprehendido por una felonía y un cargo menor por “el uso malicioso de la red”. El tipo de mensaje que Global Hell publicó ilícitamente en esa página deja clara su postura: “esta página fue hackeada con el propósito de eliminar los rumores de que Global Hell había desaparecido. ¡Global Hell vive!” Y esa actitud no es defendida por todos los hackers.

De hecho el grueso de este círculo condena los hechos y se refiere a los integrantes del grupo como punks o, en la jerga cibernética crackers. Una gran parte de la comuna hacker repudia la irrupción en sistemas del gobierno.

El otro caso que parece contrastar con éste, es considerado como el más grave incidente de seguridad en la historia de Internet, cuando un grupo de hackers, compuesto por un sueco (DarkWing) y 7 estadounidenses, se penetró los servidores de Microsoft para exponer públicamente los datos de las cuentas de al menos 50 millones de usuarios de Hotmail, el servicio gratuito más grande de correo electrónico.

En este hecho los autores tenían también un propósito muy claro: poner en evidencia la incapacidad del imperio de Bill Gates para resguardar la seguridad y privacidad de los datos, sobre todo ante la realidad de que domina el mercado de software de decenas de millones de computadoras en el mundo.

En el entorno pirata se privilegia la comunicación en tiempo real vía IRC, donde se registran los esfuerzos por marcar las diferencias en intenciones, fundamentos y actitud, así como deslindar compromisos en la revolución digital.

En un planeta que cada vez se digitaliza más, las contradicciones en el uso y posesión de los medios tecnológicos, el saber y los conocimientos tanto en los corporativos hegemónicos como en el subterráneo hacker y la evolución del ciberespacio mismo, serán determinantes para el futuro de la sociedad y los usos de la red y piezas de software. Tanto los usuarios novatos que se conectan en miles a diario en los países menos desarrollados, ya tienen parte en la distribución de la riqueza del conocimiento, con las comunidades virtuales y redes sociales que se están formando de manera espontánea por lo menos hace 15 años, habrán de tomar partido en estos tópicos que mucho ha que dejaron de pertenecer a la ciencia ficción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: