Nicho Aural: una apuesta decidida por lo experimental en música y arte sonoro y visual / Entrevista con Eric Namour

La primera impresión al conocer a Eric Namour y platicar con él es que estamos ante un emprendedor de optimismo que contagia, que puntualiza sus palabras con enfático ademán e inspira seguridad y dinamismo; parecería que hablamos con alguien que tiene todo preparado y bajo control, “estamos listos desde hace seis meses”, es lo primero que me dice.

A pesar de que lleva poco tiempo en México y no conoce a fondo a los públicos y los mecanismos de gestión institucional, encabeza con sensibilidad y experiencia este programa piloto, Nicho Aural (programa #1 / #2 / #3. Productor y promotor con intensa actividad en Europa, y en particular últimamente en Londres, se integró en el diseño de la programación primero en el festival Radar de ediciones anteriores, y ahora dentro de Aural, como un núcleo duro de experimentación sonora y visual en el seno del las actividades como parte del Festival de México FMX 2011.

Como lo dijo Eric sin ambages, se trata de una propuesta piloto, es decir, que de alguna manera está a prueba, y tendrá en esta primera edición de Aural, una importante oportunidad para analizar el modelo de curaduría, que no se limita a presentar personalidades destacadas en el la música experimental de estilo libre, la improvisación, la música experimental, el arte sonoro y el ruido, sino que también se enriquece con talleres, conferencias, diálogos en mesas redondas y proyecciones, que dan sentido integrado en un circuito que propone una destacada exposición de lenguajes distintos, intercambios y exploraciones, trabajos y trayectorias de variada procedencia.


Es entonces una apuesta por una curaduría por el riesgo, la exploración de una paleta tan amplia desde el paisaje sonoro, el collage analógico, el ruido desde los temperamentos creativos personales y la sinergia entre músicos y artistas que con gran fuerza propositiva participan en una serie de actos y encuentros únicos en su factura y originalidad.

La propuesta tiene una solidez incuestionable que van de la escuela británica de Evan Parker y John Edwards, el virtuosismo posmoderno del percusionista Chris Corsano, la chamanería sonora-zen de un Germán Bringas en la improvisación y free jazz (director de Jazzorca Café y Jazzorca Records); Manrico Montero, de Mandorla Records, ambos mexicanos de distintas generaciones y profundidades temperamentales, que comparten cartel con Greg Kowlsky, Kan Mikami, Alan Licht, los también mexicanos Juanjosé Rivas y Mauricio Valdés, Mattin, de España, entre otros, con un multi-jam tremendo de clausura el domingo 20 de marzo. (Ver programación e información completa del Nicho Aural).

No puede eludirse sin embargo la realidad concreta en que se propone la producción de este tipo de experiencias para los públicos seguidores y nuevas generaciones de escuchas que se acercan, y enseña en primera instancia, que el financiamiento puede ser lo más complicado, y lo ha sido durante muchos años en México para este nicho de manifestaciones que cuentan con una importante plataforma de reconocimiento y consumo a nivel internacional pero pocos presupuestos, que tarde o temprano condicionan la amplitud de la producción, situación que obliga a considerar son seriedad si pueden o no ser gratuitos los conciertos y presentaciones y, aunque es parte de otro tema, es claro que el valor que la audiencia confiere a estos festivales debe repercutir en factores tan importantes como la propia calidad de la curaduría como es el caso del Nicho Aural, el financiamiento de una plataforma estable y amplia de artistas talleristas y conferenciantes, hasta la remuneración justa de los artistas extranjeros y nacionales y, por qué no, subproductos como dvds, talleres permanentes, etcétera.

La falta de un apoyo institucional consistente y más comprometido en distintas competencias (diplomáticas, culturales, de políticas públicas), condiciona en parte el criterio de la curaduría para la contratación de talento de Europa y Asia que en algunos casos puede resultar materialmente incosteable. El éxito probable de este ejercicio de experimentación en la propuesta misma, con un público heterogéneo que si bien es limitado, es un nicho importante de varias generaciones, sensible y bien informado, que dará sin duda el impulso y peso a futuras producciones y al mismo tiempo contribuir al reconocimiento e inclusión del talento nacional y sudamericano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: